Servidores Linux. Una decisión elaborada.

marzo 21, 2012  |   Posted by : Toni Allande  |   Blogs   |   Comentarios desactivados en Servidores Linux. Una decisión elaborada.»

Los servidores Linux son super-estables:   Olvidémonos del murciélago ese que se ha colgado. Linux no se cuelga. Funciona durante días, semanas, meses, años… y ni nos enteramos de que hay un servidor operando. La estabilidad del sistema operativo Linux y los servidores implementados sobre este es un hecho notorio ampliamente conocido. Sobre que sistema operativo corren los servidores de Google, Yahoo y Altavista … ? – Exactamente, esta gente no puede darse el lujo de equivocarse pues manejan miles de transacciones por día. Y también confían en Linux. Y como Linux es una “labor de pasión” de la mayoría de sus contribuyentes, su calidad está basada en el orgullo profesional y la excelencia técnica y no está mediatizado por líneas de negocio o políticas dictadas por multinacionales.

Un servidor Linux es algo mas que un servidor:   Si es necesario por cuestiones de costos, se puede configurar el mismo equipo Linux para implantar simultáneamente varios servidores y hasta enrutar o implementar un necesario cortafuegos utilizando la herramienta netfilter, iptables. Cuando de flexibilidad y reducción de costos se trata, nada, absolutamente nada, supera a Linux.

Los servidores Linux son super-flexibles:   Con Linux no hay que someterse a una determinada configuración de servidor preseleccionada ni pagar una fortuna por un disco duro, más memoria, una tarjeta ethernet adicional o algún hardware adicional para cumplir con las necesidades. Con Linux se selecciona al gusto la configuración que se desee y puede  incluso, si las circunstancias lo requieren, reutilizar un PC del inventario para instalar el servidor que tanto se necesita en una momento determinado. Linux es soluciones, no problemas.

Los servidores Linux están basados en una tecnología probada y ampliamente difundida:   Debido a que tanto el “hardware” como el “software” es producido por una gran cantidad de empresas y organizaciones en todo el mundo, creando de esta forma un enorme mercado, los costos están condicionados al ciclo de desarrollo. Con Linux éste lo atenumaos al más corto posible.

Linux protege la inversión:   No hay descontinuidades de producto, cosa que todos hemos sufrido con algún proveedor de productos, con una excusa banal sobre el soporte de una determinada versión, etc.. Con Linux, ningún proveedor puede obligar a aceptar pasivamente ninguna de estas frustraciones. Siempre existe la opción de acceder directamente a las fuentes y modificarlas si es necesario, o escoger no actualizar a una nueva versión obligatoriamente pues su personal determinó que la misma no cumple con sus exigencias y necesidades.

Los servidores Linux son expandibles:   Debido a que se puede agregar a un computador de uso general prácticamente cualquier nueva implementación o instalación, nunca tendremos que preocuparnos de cuestiones tales como si la carcasa soporta o no un disco duro adicional. El servidor no será un impenetrable elemento cerrado incapaz de ser actualizado o repotenciado cuando sus necesidades asi lo requieran.

Los servidores Linux son adaptables:   Si algo tiene la industria de la informática es que todo cambia y ninguna tecnología es duradera. ¿Cuál será el nuevo “hit” del mercado? No importa; Linux no es una tecnología “propietaria” de “solamente por ahora”. Siempre se podrá ir hacia adelante reemplazando piezas sin necesidad de reemplazar enteramente el servidor (salvo por viejo o con partes desgastadas).